Select Page

Naan: herencia tandoori

Naan: herencia tandoori

Los flatbreads, o panes planos, inundan una variedad de culturas en el mundo y no es necesario irse lejos para encontrarlos, por ejemplo, ¿que sería de nuestra gastronomía sin la tortilla? ¿O de la mediterránea sin el pan pita?  Y claro que no se puede dejar de mencionar el pan plano que ha evolucionado a platillo mundialmente famoso, la pizza. Estos panes chatos comparten una peculiar característica: son un excelente sustituto a los cubiertos. Y el naan, deliciosas almohaditas a base de harina y yogurt, no es la excepción. En India y varias otras partes de Asia, su lugar de origen, es común aún hoy en día encontrarse con la falta de tenedor y cuchillo para ser reemplazados por naan recién salido del tandoor. Pero para hablar de este pan, cuyo nombre se deriva de la palabra persa nān, (pan, sustento) debemos de explorar forzosamente la historia de su madre; el tandoor. Desde Turquía hasta Myanmar, distintas variaciones de este horno de tierra han marcado le herencia culinaria de la región, y como sucede muchas veces en cuestiones de historia, no se sabe a ciencia cierta donde se originó. Algunos estudiosos apuntan hacia el valle del Indo, mientras que otros sugieren que fue en la cultura árabe donde surgió, para luego ser llevado a sus vecinos. Lo que es seguro, es que a través de la zona todavía se encuentran estos hornos tradicionales, los cuales consisten en un cilindro a base de barro y en los cuales se pueden alcanzar temperaturas que superan los 450ºC. Su funcionamiento es bastante sencillo: al fondo del tandoor se enciende un fuego que una vez que alcanzó la máxima temperatura de deja extinguir, y las brasas que restan continúan emitiendo calor. En este momento el tandoor esta listo para ofrecernos sus delicias. La entrada del tandoor es mas angosta que su panza, para no permitir escapar las altas temperaturas. Se puede cocinar directamente sobre las paredes del horno, como es el caso del naan, y a lo que debe su forma triangular puesto que se alarga hacia abajo durante la cocción, o con pinchos, como los famosísimos kebabs. También se puede colocar un tipo de parrilla sobre la boca del tandoor.

Esta tradición de horno de tierra le da a la comida tandoori un sabor que es casi imposible replicar, y no nos queda más que dejar a la imaginación exactamente a que sabía el naan que se disfrutaba en la corte imperial de Delhi en 1300, fecha en la cual ya existen registros de este pan. El poeta sufi Amir Kushrau incluye en su obra relatos de platillos de carne acompañada de naan-e-tanduri, o naan horneado en tandoor. Desde ese entonces, el naan ha evolucionado en diferentes formas de comerlo según la región, como es el caso del Naan bya, en Myanmar, qué se sirve para el desayuno, generalmente acompañado de mantequilla y chícharos, o el kashmiri naan, relleno de nueces y frutas secas. Sin importar la variación del naan, es ideal acompañante de cualquier comida, pero sobretodo aquellos platillos en los que se puede “salsear”. ¿Quién necesita cuchara teniendo tal delicia como alternativa? Pero no nos quedemos sólo con el antojo, mejor directo a preparar esta humilde delicia con la receta que compartimos a continuación:

Naan hecho en casa

Tiempo: 30 mins + 2 horas

Rinde: 6-8 piezas

Nivel: fácil

Ingredientes

1 cdita de levadura
1 cdita de azúcar
125 ml de agua tibia
1 cdita sal
45 gramos de mantequilla clarificada o mantequilla sin sal, derretida
250 grs harina
4 cdas de yogurt griego natural
1-2 cdas de agua
_
Mantequilla clarificada extra, derretida, para barnizar el naan.

Procedimiento

En un tazón pequeño, mezclar el agua tibia, azúcar y levadura hasta disolver. Cubrir con un paño húmedo y dejar reposar 10 minutos, hasta que la mezcla este espumosa.

Colocar en la batidora el gancho para pan y dentro del tazón, poner la harina y hacer una fuente en el centro; colocar el yogurt, la mantequilla y la sal dentro. Agregar la levadura y mezclar a velocidad baja hasta que se incorpore la masa. Seguir amasando durante unos 3-5 minutos, hasta que la masa esté elástica pero pegajosa. Aquí se pueden agregar de 1-2 cdas de agua para alcanzar esta consistencia si es necesario.  Transferir a una superficie de trabajo y amasar a mano durante unos  2 minutos más, y colocar en un tazón. Cubrir con un paño húmedo y dejar reposar en un lugar cálido de 1:30 a 2 horas, hasta que la masa doble su tamaño.

Poner la masa sobre la superficie de trabajo y con el puño “poncharla”. Amasarla en un rectángulo alargado y dividir la masa en 6 o 8 partes ligeramente triangulares, según el tamaño que se desee. Con el rodillo, extender la masa hasta obtener un disco de menos de 1 cm. de grosor.

Calentar un sartén antiadherente, sin ningún tipo de grasa, a temperatura alta. Colocar cada pieza de naan y cocinar hasta que dore de cada lado. En cuanto salga del fuego, barnizar con una brocha rápidamente cada lado con mantequilla. Repetir para cada pieza de naan.

Disfrutar al momento.

Acerca del autor

mm

Camila Cotta, 32. Vivo para viajar y viajo para descubrir. Me confieso shopoholica. Siempre estoy buscando cosas nuevas. Fotógrafa amateur amante de paris, los parisinos, la baguette y la mermelada.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Homemade easy Naan - Yum Goggle - […] GET THE RECIPE […]
  2. Restaurante Tandoor: cocina casi barroca | Maria Orsini - […] exponente de la cocina de la región a nivel mundial. La región del Punjab es la madre del tandoor,…

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Traducir esta página

Instagram @mariaorsini

campo viejo reserva bebida del mes maria orsini

NOVIEMBRE: CAMPO VIEJO

¡Te regalamos una botella de Campo Viejo Reserva! Suscríbete al newsletter y participa.

Te has suscrito exitosamente!