Select Page

Todo sobre: Blancas, azules o amarillas, son las tortillas.

Todo sobre: Blancas, azules o amarillas, son las tortillas.

Este mes del taco hemos hablado ya de las diferentes variantes regionales, de algunas expresiones inspiradas por el platillo enrollado, y de varias otras cosas, pero no podemos dejar de lado un ingrediente esencial del taco; las tortillas. Siendo el pan de los mexicanos, es lógico que las delgadas delicias tengan un  sinfín de variedades y recetas, y por eso hoy te contamos un poco más en este espacio.

Para hablar de tortillas, primero tenemos que hablar del maíz. Esta planta es originaria de Mesoamérica, y existe evidencia de hace más de 7,000 años indicando su presencia en el valle de México. Se cree que este fue el punto donde comenzó el cultivo de la planta y de donde se esparció a otros lugares del continente, pero probablemente hubo otros puntos de origen simultáneos.  El maíz formaba parte de la vida diaria de las culturas mayas y aztecas, no solo en su gastronomía, sino también en su religión. Existen varias deidades asociadas con esta planta, en la cultura azteca incluso hay una deidad para cada etapa de su cultivo; Cinteotl, tras su nacimiento se escondió bajo la tierra y se convirtió en sustento como el maíz. Xipe Tótec, la deidad asociada con la energía masculina y la juventud, también era el representante del maíz tierno, y Xochipilli, el famoso ‘principe de las flores’ era no solamente el dios del amor y la belleza, sino también del sagrado grano.

xochipilli, dios azteca del amor y el maiz

Xochipilli en el Museo Nacional de Antropología © Imagen Wikimedia Commons

 

El maíz figura incluso en el mito de creación azteca y por lo tanto no es sorprendente que hoy en día este presente en la mayoría de los hogares mexicanos, a veces hasta en las tres comidas del día. A través de los años, las formas de cultivar, procesar y crear un producto final a base de maíz han ido cambiando, desde los primeros días de la nixtamalización hasta las cadenas de producción industriales que encontramos hoy en día.

 

“Yenoseppa kitoke:
—¿Tlein kikuaske, teteoyé?

Códice Chimalpopoca , Leyendas de los soles 

Náhuatl

“Así pues de nuevo dijeron (los dioses):
—¿Qué comerán (los hombres), oh dioses? ¡Que descienda el maíz nuestro sustento!”

La variedad de tortillas que podemos encontrar es enorme, y cada región, incluso cada pueblo, tiene distintas variantes a la hora de preparla. Sin embargo, son más las similitudes que las diferencias. Algunas de las tortillas más conocidas hoy en día son:

Tortilla de maíz nixtamalizado:
Son hechas a base de nixtamal, o maíz cocido con agua y cal posteriormente molido para obtener una masa. Se pueden reconocer por su característico aroma a nixtamal. Se puede usar cualquier color de maíz para preparar nixtamal.

Tortilla de harina maíz:
Hechas a base de maíz molido hasta obtener harina.

Tortilla de maíz de color: 
Varían su color según el tipo de maíz usado para el nixtamal o harina. El mas común es el azul, que engloba tonos negros, grises y verdes. También hay rojo y amarillo.

Tortilla de harina de trigo:
Conocida brevemente como tortilla de harina, esta hecha con harina de trigo y no de maíz, y es mas común en el noroeste del país. Generalmente su preparación lleva manteca y se les puede añadir algun otro ingrediente para dar sabor y color, como chipotle, jalapeño o espinaca.

Tortilla de agua o sobaquera:
También del norte del país, es una tortilla de harina gigante. También se les conoce como sábanas, y es importante notar que en algunas regiones el término sobaquera no es bien recibido.

Tortilla de nopal:
De relativamente nueva popularidad por sus propiedades nutritivas, se hace con harina de nopal y puede llevar también harina de maíz o de trigo. Tienen un particular color verde.

Totopos:
Hechos con cualquiera de las variantes anteriores, son tortillas cortadas en triángulos  que se fríen u hornean hasta quedar crujientes. Los nachos son similares pero cortados en círculos.

¿Hechadas a mano?

La forma tradicional de elaborar tortillas es manual; una vez obtenida la masa en el metate, las tortillas se “palmean” hasta obtener un disco plano, o se presionan dentro de un tortillero o prensa y posteriormente pasan al comal.

Echar tortilla es un arte ancestral y por lo tanto las tortillas hechadas a mano tienen reputación de ser las mejores.

¿O en máquina?

Hoy existen máquinas que pueden realizar todo el proceso de elaboración; cuecen el nixtamal, muelen el maíz, amasan, cortan las tortillas en serie y posteriormente pasan a uno o más hornos. Este último proceso puede llegar a ser inferior a los 60 segundos, por lo que las máquinas son altamente eficientes.

Aunque es un proceso menos artesanal, las máquinas han permitido que las tortillas sean accesibles para todos los mexicanos e incluso han colocado a la tortilla como un alimento de fama internacional debido a su fácil exportación.

Acerca del autor

mm

Más de 35 años en el mundo de la gastronomía y mexicana por elección, a Maria Orsini la sedujo la tierra del mole y el picante.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Proyecto Digital.md – Dimensiones de la Hospitalidad Mexicana - […] porque se amasa de unas yerbas amarillas que son muy delgadas. Vendese en los tianquez. Son como turtillas amarillas…

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Traducir esta página

Instagram @mariaorsini

gran ricardo monte xanic

EDICIÓN ESPECIAL DICIEMBRE:GRAN RICARDO MONTE XANIC

Te regalamos un estuche de Gran Ricardo, un vino con más de 30 medallas internacionales. 

Te has suscrito exitosamente!