Select Page

Nicaragua: Café con lava, agua dulce y salada

No hay mejor manera de explicar la relación que tienen los nicaragüenses con los 21 volcanes que salpican su tierra que con los nombres de dos de ellos: el Momotombo, y su hijo, el Momotombito. Para ellos, los volcanes son familia, siempre están ahí, y definen su tierra y sus vidas. Tan estrecha es la relación con estas cumbres enfuriadas que en 1610, cuando el Momotombo hizo erupción sobre la ciudad de León, sus habitantes decidieron mover la ciudad…..a unos 30 kms al oeste nada más. ¿Como dejar tan lejos a su volcán, y al lago que le rodea? Y así, Nicaragua es un país caliente, de agua, café y aventura.

 

Un destino en el que el turismo apenas comienza a florecer y que ofrece, además de sus volcanes, una costa Atlántica y una Pacífica, el lago más grande de America Central, con todo y tiburones de agua dulce, ciudades coloniales que se disputan ser las más antiguas de América como Granada y León, y fauna y flora para volver loco a cualquiera, Nicaragua se tiene que explorar con tiempo…y energía.

 

 

En este viaje, comenzamos nuestro recorrido en Granada, la ciudad más antigua de Nicaragua, a orillas del lago Cocibolca, que presume ser el único lago del mundo con tiburones y que es tan grande que tiene mareas y oleajes. Granada es un excelente punto de partida para explorar otros atractivos, y tras un par de días de recorrer esta hermosa ciudad nos dedicamos a la aventura.

 

Laguna de Apoyo

 

 

A unos 30 minutos de Granada, se encuentra la laguna de Apoyo, una joya en el cráter de un volcán que hizo erupción ya hace muchísimos años, pero al que se le considera ‘en reposo’, por lo que el agua siempre esta caliente, y en algunos puntos de la laguna se puede observar actividad de sus fumarolas. Para explorar la laguna, nada mejor que quedarse en Pacaya Lodge, un pequeño hotel de lujo comprometido con la comunidad local y con una ubicación única: en uno de los puntos más altos del cráter. Desde la alberca del hotel, se puede ver la laguna, el volcán Mombacho y la ciudad de Granada. Pero no hay que quedarse demasiado tiempo disfrutando de la vista, más abajo, en la laguna, te esperan actividades que nunca pensaste hacer en el centro de un volcán “dormido”: kayak, windsurf y buceo. (Claro que si lo tuyo es el aire, también puedes hacer parapente para presumir que has volado sobre un volcán).

 

Explorando Granada

 

 

De vuelta en Granada, contratamos nuestro día en el Mombacho. Llegamos con el Café Las Flores en un camión especial a este volcán, famoso por sus senderos de bosque húmedo, y tomamos el Sendero del Puma, el recorrido de 4 km alrededor de los cráteres del volcán. Este recorrido consta de más de 6000 escalones por subir y bajar, pero el bosque y la niebla, así como la oportunidad de avistar osos perezosos y monos aulladores y cariblancos, lo hacen una experiencia excepcional. Al terminar, regresamos a la mitad del volcán para hacer un divertido tour de canopying: 7 tirolesas sobre los árboles y por arriba de las plantaciones de café. (El Mombacho tiene las condiciones ideales para cultivarlo). Y al final no hay opción: para bajar de la última plataforma hay que tirarse en una caída libre de rappel.

 

 

Después de un día tan lleno de aventura, terminamos de regreso en Granada con una exquisita cena en el restaurante Andalucía, del más puro estilo medio oriente. ¿Quién iba a pensar en deleitarse con un banquete de jocoque, kebab, hummus, falafel, y todos sus respectivos acompañantes en una pequeña ciudad nicaragüense?  Pero afortunadamente, Hassin Nassir, por azares del destino, llegó a Nicaragua para enamorarse y quedarse a ofrecer su cocina tradicional a los afortunados granadinos.

Llega la mañana siguiente y es momento de despedirse de Granada, pero no sin antes pasar por un delicioso pescado a la tipitapa en Villas Mombacho. Este restaurante típico esta a la orilla del lago Cocibolca, con vistas al Mombacho y a las 365 isletas, pero lo más memorable es sin duda el pescado; un guapote fresco (que no es muy guapo pero no por eso menos delicioso) ligeramente empanizado y frito al momento, acompañado de tostones, plátanos machos verdes fritos, y una deliciosa salsa a la tipitapa, con tomate y cebolla. ¡Para chuparse los dedos!

 

 

Ya bien cargadas las pilas después del pescado a la Tipitapa, partimos hacia León, la segunda ciudad colonial de nuestra visita y de donde partiremos a la aventura del Cerro Negro. Santiago de los caballeros de León fue fundada en 1524 for Francisco Hernández de Córdoba a orillas del lago Xolotlán, pero como ya sabemos fue reubicada después de una erupción volcánica. Su posición geográfica la convierte en una ciudad muy caliente, por lo que esperamos la llegada del atardecer para explorar la plaza y su hermosa Catedral, blanca como la cal y reluciente contra el cielo azul. En contra esquina del imponente edificio, se encuentra El Sesteo, un restaurante clásico de León en el cuál no te puedes perder de las cervezas más heladas de Nicaragua y un plato de frijolitos con tajada y maduro. (platanitos tostados y plátanos machos fritos).

 

 

La Cátedral de León

 

A la mañana siguiente partimos muy temprano, a las 6:30 am, hacia el volcán Cerro Negro y la aventura más exótica de nuestro viaje: ash boarding.  No sabemos a quién se le ocurrió tirarse en una tabla por la ladera empinada de un volcán completamente activo, pero definitivamente descubrió una actividad inédita.

El Cerro Negro nació en 1850; es uno de los volcanes más jóvenes del mundo. En tan solo dos semanas tras su primer erupción creció 50 metros de altura, y en menos de 170 años ya ha crecido hasta alcanzar los 728 msnm. Un volcán sin duda con gran actividad, pero no obstante llegamos a sus faldas alrededor de las 8 am, y comenzamos la subida entre rocas y arena negra. Inmersos en un mundo surreal, llegamos una hora después al cráter, dónde se puede tocar el piso caliente, oler el azufre, y ver las fumarolas echar humo. Pero eso no es suficiente, hay que voltear y asomarse al otro lado, una colina empinadísima que nos espera para deslizarnos sobre ella. Afortunadamente, subimos con un traje, guantes y lentes. Y no hay que pensarlo dos veces, pones tu tabla, te sientas en medio…..y adiós! Un trineo a toda velocidad…

Definitivamente una aventura no para cualquiera, pero que no podrás repetir en ningún lugar. Eso si, no se te olvide llevar agua y bloqueador.

 

Subiendo el volcán

 

 

 

Terminamos con la gran aventura volcánica y ahora nos dirigimos a las costas. Nicaragua tiene una playa y puerto muy reconocidos, San Juan del Sur, pero nosotros nos saltamos este punto y cerramos el viaje con un poco de tiempo para mimarse y relajarse después de las aventuras a sol y sombra. Nos dirigimos a Mukul, en guacalito de la isla. Este resort de lujo es la manera perfecta de despedirse del país y cerrar con broche de oro: construido y decorado con materiales obtenidos únicamente en Nicaragua (el 98% de lo que hay en el hotel es Nica) Mukul es un hotel boutique de sólo 37 habitaciones, una más privada que la otra y todas con vista al mar, repartidas a lo largo de la Playa Manzanillo, exclusiva del hotel.

 

 

Si la subida al volcán, el kayak, el canopying y el sendersimo dejaron huella en tu cuerpo, no te preocupes, el spa de Mukul tiene cualquier masaje, facial, o terapia que puedas necesitar, y te sentirás la única persona en el mundo con la atención especializada de sus terapeutas. Pero si aún tienes energía, no te puedes perder el campo de golf: 18 hoyos construidos con sumo respeto a la naturaleza. Durante su construcción, no se tiró un sólo árbol, sino que fueron reubicados. El resultado es un campo completamente inmerso en la naturaleza, así que tendrás la oportunidad de escuchar a los monos mientras tiras. Además de playa Manzanillo, Mukul cuenta con otra bahía privada dónde puedes surfear, bucear y hacer kayak o yoga….pero tras tanta aventura, no hay mejor forma de cerrar el día que con unos deliciosos mejillones al vino blanco, un cóctel, y el espectacular atardecer nicaragüense visto desde la gran palapa del hotel.

 

 

Así termina nuestra aventura en este país de café, agua y lava, pero me quedó con ganas de seguir explorando…me faltan costas, lagos, volcanes e islas por descubrir. Así que… ¡hasta la próxima, Nicaragua!

 

Toma nota:

Granada

Quédate en:
– Miss Margrit’s, un hotelito tipo casa muy chic. Desde $75 USD la noche en missmargrits.com
– Hotel Patio del Malinche, casa colonial con encanto. Desde $65 USD en patiodelmalinche.com
– Hotel Plaza Colón, boutique ubicado en la plaza de la cátedral. Desde  $140 USD en hotelplazacolon.com

Para comer, no te puedes perder:
Café los sueños, desayunos y comidas deliciosas en la Calzada, la calle peatonal de Granada.
Andalucía, restaurante de comida arábe
Villas Mombacho, para probar la especialidad pescado a la tipitapa

Contrata tu tour al Mombacho con:
Cafe Las Flores, finca de café, senderismo y canopying

León

Quédate en:
– Hotel Azul & restaurante, a 2 cuadras de la cátedral. Desde $65 USD en hotelazulleon.com

Contrata tu expedición al Cerro Negro con:
Sonati Tours (no te olvides de salir temprano!)

Laguna de Apoyo:

Quédate en:
– Pacaya Lodge & Spa. Eco-retreat. Desde $150 USD en pacayalodge.com

Guacalito de la Isla:

– Mukul Resort, Golf & Spa. Un resort de lujo para cerrar con broche de oro. Desde $400 USD en mukulresort.com

 

Acerca del autor

mm

Editora del arte del buen vivir; bloguera apasionada del buen comer, todo lo boutique, hoteles, interiorismo, las terrazas soleadas y todos los animales.

Dejar un comentario

Traducir esta página

Instagram @mariaorsini

tino ai8 bebida del mes maria orsini

TINTO AI8

Gánate una botella de este ensamblaje de la bodega de Andrés Iniesta. ¡Suscríbete al newsletter y participa!

Te has suscrito exitosamente!